Don Tomás, Arcipreste de Xinzo dirige los actos penitenciales del clero de Ourense 

Acompañado de Don Santiago, párroco de Celanova.

Posteriormente cada sacerdote acude al sacramento de la reconciliación.