Desde hace doce años se está trabajando para recuperar el sentido religioso, cultural y tradicional de la Semana Santa de Oimbra, fruto de la implicación y el trabajo dé un buen grupo de feligreses del pueblo que, en unión con la parroquia y el Concello, trabajan en plena comunión y participación realizando un magnífico trabajo de recuperación de la cultura dormida de este pueblo en el ámbito de la Semana Santa, además de un trabajo de recuperación del patrimonio artístico. Poder contemplar las tallas y demás elementos que procesionan en estos días totalmente restauradas y vestidas adecuadamente con trajes recuperados o hechos de nuevo es un objetivo ya prácticamente logrado gracias a la aportación voluntaria de los feligreses y del propio Concello.

 

Desde el punto de vista pastoral o religioso se logró la participación de todas las parroquias que conforman la Unidad de Atención Parroquial de Oimbra, toda una amplia zona del valle del Támega, para celebrar los Santos Oficios de Semana Santa todos juntos en la parroquia de Oimbra.

 

Los actos fundamentales serán la Procesión de los Penitentes (hombres y mujeres con el rostro tapado que recorren dé rodillas un camino de una hora en medio del silencio, oscuridad, rezos y cantos) el Jueves Santo a las 21.00 después del Oficio de Tinieblas y la Procesión del Encuentro el Viernes Santo a las 12.00 horas con la particularidad de contar  con tallas del siglo XVII con mecanismos articulados que, adecuadamente restaurados, representan también mecánicamente lo que sucedió en aquel primer camino de la Cruz.