El Rvdo. Sr. D. Julián Polo Martospárroco emérito de Santa María de Amoeiro, falleció el lunes 15 de enero de 2024 a los 89 años. D.E.P.

Aunque hubo más sacerdotes en la diócesis con este nombre, no hacía falta más que decir “don Julián” para saber que nos referíamos al sacerdote de nuestra diócesis que el Señor ha llamado, en este día 15 de enero de 2024, fiesta del monje San Mauro, a la eternidad. Sus más de sesenta años de vida sacerdotal han recorrido distintos ministerios y lugares de nuestra geografía. La parroquia de Santa Eufemia La Real del Norte, donde celebró sus Primera Solemne, Santa Mariña de Augasantas, San Pío X o la parroquia de Santa María de Amoeiro y las circundantes, fueron algunos de los destinos en los que ejerció como párroco o vicario parroquial. A ello hay que sumar la delegación diocesana de enseñanza o la capellanía de las desaparecidas y recordadas Siervas de María, en las que dejó también su sabiduría y su tiempo.

Fue Don Julián un hombre inquieto. Le gustaba viajar, lo que le hizo recorrer varios lugares de Europa, y fue amante de la fotografía, las cuales le gustaba regalar a los retratados, y de las que muchos guardamos inmortalizados, con cariño y gratitud hacia él, momentos singulares de nuestras vidas. Hombre de oración y espiritualidad, gustaba de participar en los ejercicios espirituales y en todos los cursos y retiros que pudiera aprovechar. Su curiosidad intelectual le llevó, cuando no era habitual y menos en los sacerdotes, a aprender inglés y practicarlo con los medios de hace más de cincuenta años.

A pesar de llevar jubilado de la tarea de párroco desde hace más diez años, ello no le eximió de seguir siendo sacerdote, ayudando a su sobrino sacerdote a atender pastoralmente varias parroquias de la zona de Entrimo. Hombre que buscó vivir en la comunión de la Iglesia, quedó cautivado por la persona y espiritualidad de Chiara Lubic, participando en las Mariápolis y difundiendo con ardor los escritos de la fundadora. A pesar de haber nacido en la provincia de Jaén y vivido en distintos lugares como Celanova, donde estuvo de niño, por el oficio de su padre (administrador de Correos), más de un tercio de su vida residió en la Casa Sacerdotal de Ourense, que acoge ahora sus restos mortales, reza por él, y desde donde será llevado a la parroquia de Santa Eufemia y luego al cementerio de Mesón de Calvos, para aguardar la resurrección junto a sus padres. ¡Descanse paz Don Julián y hasta la eternidad!

El funeral por su eterno descanso se celebrará en la iglesia parroquial de Santa Eufemia la Real del Centro el martes 16 de enero de 2024 a las 15:45 horas. A su término, sus restos serán trasladados e inhumados en el cementerio de Mesón de Calvos.

El velatorio se encuentra en la Casa Sacerdotal «San Juan de Ávila» de Ourense.