Un grupo de sacerdotes, religiosas y fieles laicos de la Diócesis, con especial representación del pueblo de Lodoselo, de donde es natural Monseñor Carballo, participaron el sábado 25 de noviembre, acompañados por nuestro Obispo, Monseñor Lemos Montanet, quien concelebraba la Eucaristía, en su toma de posesión como Arzobispo coadjutor de Mérida-Badajoz. La Diócesis de Ourense estaba representada, además, de manera muy especial, a través de la presencia de la Real Banda de Gaitas da Deputación de Ourense. Treinta gaiteiros interpretarán el Himno del Antiguo Reino de Galicia en el recibimiento en la Catedral, una presencia con especial significado, dado que Monseñor Carballo recibió el Premio Ourensanía de la Diputación de Ourense en el año 2013. También el alcalde de Sarreaus, D. Gumersindo Lamas, quiso estar presente en esta celebración sumándose así a la representación ourensana.

La celebración, comenzaba unos minutos antes de las 11 de la mañana con la procesión de entrada. A la llegada al templo catedralicio, abarrotado de fieles, comenzaba la Eucaristía, presidida por el Arzobispo titular, Monseñor Celso Morga, y concelebrada por del Nuncio en España, Mons. Bernardito Auza; 5 cardenales; 10 arzobispos; 20 obispos, entre ellos Monseñor Lemos Montanet, y numerosos presbíteros, además de una amplia representación de la familia franciscana (recordamos que D. José Rodríguez ha sido Ministro general de esta Orden durante 10 años). También encontrábamos miembros del Dicasterio para la Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, del que Rodríguez Carballo ha sido secretario hasta su nombramiento como arzobispo coadjutor.
Al comenzar la ceremonia, el Nuncio en España, monseñor Bernardito Auza, realizaba una alocución en la que daba la bienvenida a los asistentes y a los que seguían el acto a través de los medios de comunicación en nombre del Santo Padre.

En su homilía, Monseñor Morga daba la bienvenida al nuevo arzobispo coadjutor en nombre propio y de los sacerdotes de la archidiócesis. “Querido José –dijo don Celso- vas a encontrar aquí muchos santos de la ´puerta de al lado´. Encontrarás un presbiterio sencillo, sin sutiles clericalismos, cariñoso y noble, trabajador y sincero, alegre y culto, con fallos también lógicamente y con posibilidad de mejorar. Lo he vivido y experimentado. Me siento muy contento de pertenecer, ya de por vida, a este presbiterio de Mérida-Badajoz”.

La alocución de Monseñor José Rodríguez Carballo llegaba al final de la Eucaristía. En ella, el nuevo Arzobispo coadjutor saludaba de manera especial a los ourensanos presentes en la celebración y a los miembros de la Real Banda de Gaitas de la Diputacion de Ourense, y daba respuesta a la pregunta de que con qué Iglesia diocesana sueña. Entre otras cosas afirmaba que sueña “con una Iglesia diocesana misionera hacia el mundo de las periferias, una ´Iglesia en salida´, cuyo ´claustro´ sea el mundo; una Iglesia que sepa escuchar las preguntas y los desafíos que nos llegan del hombre y de la mujer de hoy y que proponga, sin miedo ni arrogancia, a Jesús como ´camino, verdad y vida´”. También pidió “una Iglesia propositiva, que no se refugie en una pastoral de nostalgia, con una Iglesia rica de espiritualidad, en la que la piedad popular, tan rica y profunda en estas tierras, sea siempre iluminada por el Evangelio”. “Sueño –dijo también- con una Iglesia rica de espiritualidad, en la que la piedad popular, tan rica y profunda en estas tierras, sea siempre iluminada por el Evangelio”.