El martes 17 de octubre, la Diócesis de Ourense se unía al llamamiento que hacía el Patriarca latino de Jerusalén y presidente de la Asamblea de los Ordinarios Católicos de Tierra Santa, Pierbattista Card. Pizzaballa. En su mensaje, invitaba a todas las parroquias y comunidades religiosas de todo el mundo a una Jornada de ayuno y oración por la Paz y reconciliación en Tierra Santa, por lo que se pedía a las parroquias de la Diócesis que ese día se ofreciesen las misas, en la medida de lo posible, por la Paz en Tierra Santa y se organizasen momentos de oración por la misma intención. La participación podía ser en comunidad o particular mediante la oración en la parroquia, en casa, en familia… Y el ayuno nos sirve para recordar el sufrimiento de miles de personas en Tierra Santa.
El Señor nos enseñó que todo lo que pedimos con fe se nos concederá. Pidamos de todo corazón, por la Paz en Tierra Santa y en otros lugares del mundo donde hay conflictos.