Cáritas, Confer, Hermandad Obrera de Acción Católica, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica, y Juventud Obrera Cristiana, defienden un año más, el Trabajo Decente en torno a la celebración del 1 de mayo, día de San José Obrero, patrono de los trabajadores, en que se celebra el Día Mundial del Trabajo, poniendo este año el acento en la seguridad en el trabajo: cada año se producen en España más de un millón de accidentes laborales, más de 800 de ellos mortales.
Por el programa de empleo de Cáritas diocesana de Ourense pasaron el año pasado 1.070 personas; se logró que 118 de ellas encontrasen un empleo con contrato laboral. La doctrina social de la Iglesia nos dice que si se protegen los derechos de los trabajadores la sociedad se transforma creando bienestar para todos, ya que cada uno de nosotros seremos un activo que mejora su entorno más próximo.